Lección 9 – Discipular a los Poderosos

Print Friendly, PDF & Email

Lecciones de la Escuela Sabática Mundial – Estudios del Primer Trimestre de 2014

Tema General del Trimestre: El Discipulado

Lección 9 – Discipular a los Poderosos

Semana del 22 de Febrero al 1° de Marzo

Comentario Auxiliar elaborado por Sikberto Renaldo Marks, profesor titular en el curso de Administración de Empresas de la Universidad Regional del Noroeste del Estado de Rio Grande do Sul – UNIJUÍ (Ijuí – RS).

Este comentario es meramente complementario al estudio de la lección original.

www.cristoembrevevira.com – marks@unijui.edu.br – Tel./Fax: (55) 3332.4868 Ijuí – Rio Grande do Sul, Brasil.

 

PARA MEMORIZAR: “Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe” (Hech. 6:7).

 

Introducción al sábado de tarde

Los poderosos, junto a las autoridades, son otra clase difícil de ser alcanzada para Jesús. Además de no ser fácil el contacto con ellos, tampoco es fácil persuadirlos de que necesitan un Salvador, y de que no son tan independientes como ellos se imaginan. Junto con el poder también viene la sensación de autonomía e independencia. Estas personas piensan muchas veces que lo pueden todo y que pueden conseguirlo todo. Y se vuelven celebridades, admiradas por todos los que quieren sus favores. Son casi como dioses. Dios es capaz de bendecir a estas personas, es decir, de crear condiciones favorables a ellas. Los poderosos pueden beneficiar a otros por el poder y la autoridad que poseen. Así, ellos no dependen de nadie; siempre están juntos con otros poderosos, apoyándose y manteniendo alianzas de poder, y son admirados por el pueblo en general.

Personalmente he pasado por esa situación. Nunca llegué a ser un grande o poderoso, pero en los años que era vicerrector de UNIJUI y Director Ejecutivo de Mantenedora, trabajaba para mí mucha gente y siempre estaba informado de todo. Esto genera poder, más allá de la autoridad formal que una rectoría ofrece. Profesores, personal y principalmente estudiantes ven a alguien así, en una posición alta en la Universidad, como una persona superior , que puede más que otros. Pero sólo yo sé lo mucho que sufría para cerrar las cuentas o resolver problemas complicados. También sé cuánto alivio sentí al completar el mandato. Felizmente el poder no me conquistó, preferí siempre ser humilde y estar en una posición de humildad. Es más fácil así para servir a Dios.

Los poderosos admiran la sabiduría, y se encantan con ella. Les gusta leer libros de autores sabios. Para acceder a estas personas, debemos adquirir sabiduría, más que sólo títulos académicos. Para ello contamos con Jesús como ejemplo. Él no tenía ningún título de la época, pero impresionaba a todas las personas por su manera de hablar. La gente simplemente se encantaba con él. Ricos y pobres, pueblo y autoridades, todos lo respetaban con una curiosidad: de donde venía tanto conocimiento y sabiduría. Los poderosos admiraban a Jesús o lo combatían, pero ninguno de ellos se mantuvo neutral, todos se ubicaron en algún bando.

Para llamar la atención de los poderosos debemos buscar sabiduría de lo alto, y ella nos ha sido dada de gracia. Sin embargo, tiene un costo: nosotros también debemos esforzarnos. Debemos estudiar la Biblia, orar, estudiar otros buenos libros y al menos, ser versados ​​en algún tema interesante, que no sea fútbol o novelas. Algunos años atrás, pasó por nuestra ciudad un humilde colportor. Vino a dar una charla sobre salud y a vender sus libros, y atrajo a un buen grupo de gente importante por el título de su tema. Cuando llegó, me decepcionó un poco por sus ropas. Tenía una camisa raída y una corbata muy vieja. Sobre esto sin duda debió ser más cuidadoso. Pero cuando comenzó a hablar, todo el mundo se maravilló de sus conocimientos y de las palabras científicas que utilizó en su tema. Realmente dominaba el asunto como alguien que ha realizado un curso universitario. Por su mente era un hombre impresionante, aunque por su ropa, era alguien simple.

Pero creo que está dado el mensaje. Los poderosos escuchan a los sabios, incluso de las clases más bajas. Esta es una estrategia que muchos de nosotros podemos utilizar para acceder a la clase de los poderosos.

 

Domingo: Respetar a las autoridades

La lección se refiere más a las autoridades políticas, sin embargo, en nuestro estudio incluiremos otras personas de poder y capacidad de influencia, que son tal vez tan difíciles de ser alcanzadas por el evangelio como los políticos de gran fama. Jesús murió por todos, por lo que todos deben al menos saber lo suficiente del evangelio  para poder tomar una decisión particular consciente, para vida o para muerte. Nadie debería morir en la ignorancia, pues si se le informase, tal vez optaría por la vida. Es más, si las autoridades fueran más temerosos de Dios, el Brasil sería mucho mejor, y el resto del mundo también. Las leyes serían mejores y serían obedecidas, y la corrupción mucho menor y rápidamente denunciada. La calidad de vida sería superior, y seguramente habría menos pobres y miserables. Los fondos públicos se aprovecharían mejor. ¡Ah sí!, por cierto, no habrían coimas en el Brasil.

Pero hay otras personas que tienen un muy fuerte poder de influencia. Incluso, según algunas fuentes internacionales, más influencia que las autoridades. Son las celebridades, personas que millones siguen e imitan. Por ejemplo, la estrella más popular de Facebook en la actualidad, con 24,5 millones de seguidores, y de Twitter, con 17,4 millones, es el futbolista Kaká, que actualmente juega en el Milan. Imagíne el poder que una persona así ejerce sobre millones que imitan su estilo de vida. Entonces pensé qué impacto haría una persona si se convierte, deja el fútbol y sigue otro rumbo. Es cierto, perdería más del 99% de sus seguidores, pero algún resultado interesante tendría, y su testimonio sería fenomenal. Este jugador, por ejemplo, influye más en las personas que la propia presidenta Dilma, créalo.

Vea ahora las personas más influyentes del Brasil en 2013, según la revista Forbes. Los criterios de selección se debieron a atributos como la fama, el dinero y el poder. Pelé, Paulo Coelho, Neymar, Gisele Bündchen, Roberto Carlos, Ronaldo Fenômeno, Ronaldinho Gaúcho, Kaká, Ivete Sangalo, Silvio Santos, Fausto Silva, Mauricio de Souza, Luciano Huck, Fernanda Montenegro, Alessandra Ambrósio, Xuxa, Felipe Massa, Ana Maria Braga, Gilberto Gil, Milton Nascimento, Chico Buarque, Caetano Veloso, Romero Britto, Michel Teló, Alex Atala, Rodrigo Santoro, Glória Pires, Erasmo Carlos, Luan Santana. Haga un análisis de esta lista. ¿Qué generación se forma con personas así ejerciendo la mayor influencia? Personalmente, no confío en ninguno de ellos. Ninguno de ellos sería tomado como referencia por mi hija, si fuera adolescente. Sin embargo, aquí hay un grupo de personas que necesitan escuchar acerca de la verdad del evangelio. La pregunta es: ¿cómo se hace esto? Es difícil, pero para Dios no existe algo así como lo imposible.

Hay una persona que viene destacándose en el Brasil en estos dos últimos años. Es el presidente de la Corte Suprema Federal del Brasil, Joaquim Barbosa. Fue elegido por la revista estadounidense “Time” como una de las cien personas más influyentes de 2012. “Time”  dice también que él fue nombrado como el ” niño pobre que cambió al Brasil”. La revista señala que Barbosa fue nombrado Ministro de la Corte Suprema por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2003, aunque  en forma “ferozmente independiente” condenó, durante el proceso del mensalão (*), a muchos colaboradores próximos de Lula. De  nuevo la pregunta: ¿Cómo alcanzar a alguien así? ¿Qué impacto tendría en los ciudadanos del Brasil, e incluso del mundo, si alguien como él declara que se hizo un adventista? Créanme, Satanás ofrecería una enorme oposición para que un hombre así se haga un observador del sábado.

Ya mostramos algunos ejemplos de autoridades y personas influyentes que deben ser alcanzadas. El martes tendremos otra lista de las once personas más poderosas en el mundo en 2013. El reto de la lección es que, para concluir la predicación del evangelio, y para que Jesús regrese, todo el mundo debe ser informado sobre el evangelio eterno, incluso las personas difíciles de acceder por su posición de autoridad, poder y por la fama que tienen. ¿Estarán por esto condenados a la muerte eterna? ¿O les será dada la oportunidad de la vida eterna? El hecho es que, si ninguno de ellos acepta, al menos lo habrán rechazado conscientes de lo que están haciendo. Pero podemos estar seguros de que algunos siempre aceptan.

(*Palabra usada para referirse a un supuesto soborno pagado a varios diputados para que votaran a favor de proyectos de interés del Poder Ejecutivo brasileño en 2005. N. del T.)

 

Lunes: “¿No habéis leído…?”

El debate de Jesús con los doctores de la ley era sobre cómo santificar el sábado; nunca fue sobre si el sábado dejaría de tener validez intercambiándose con el domingo. Los fariseos hicieron del sábado una carga de más de 600 normas sobre cómo debía ser guardado. Eran reglas humanas, no venían de Dios. Eran los hombres regulando la ley de Dios, lo cual es un absurdo.

Entonces, caminando Jesús con sus discípulos en sábado, tomaron estos algunas espigas en el camino para comer. Los fariseos, siempre atentos, fueron pronto a Jesús para acusarlos de hacer lo que no se podía hacer en sábado, según ellos, claro. Jesús era misericordioso con estos hombres radicales. Y la pregunta que les hizo fue muy curiosa, casi un jalón de orejas. Preguntó si no habían ellos leído en las Escrituras sobre David, quien entró en el Tabernáculo y con hambre comió de los panes de la proposición, que no podían ser comidos. Pero se trataba de un caso de excepción, y el sumo sacerdote le permitió comer, sólo debía estar puro. Y Jesús era el Señor del Sábado, de hecho fue él quien lo instituyó en la creación. Así que él más que nadie sabía lo que podía y lo que no se podía hacer ese día. Pero ellos estaban dispuestos a enseñar el Autor de la creación y el sábado sobre cómo éste debía ser observado…

Esta fue una situación divertida y contradictoria, pues los fariseos estaban tratando de enseñar a Dios a ser Dios. Estaban queriendo enseñar a Dios cómo guardar la Ley que Él les había dado. Ellos pensaban que estaban por encima de Dios. Por eso fue que Jesús les preguntó si no habían leído, porque, después de todo, eran doctores de la ley, por lo tanto, debían tener conocimiento sobre el asunto. Es intrigante que los maestros en Israel no supiesen de algunos detalles legales, y por lo tanto interpelaban a Jesús. Fue evidente por aquel episodio que Jesús estaba por encima de ellos en el conocimiento del Antiguo Testamento. ¡Eran doctores y no sabían sobre eso!

Jesús usaba mucho las expresiones “está escrito “, “también está escrito” y ” si no leen lo que está escrito”. Todos sus argumentos estaban fundamentados en la Biblia. A pesar de su autoridad, conocimiento y sabiduría, a pesar de sus muchos milagros, a pesar de ser reconocido por muchos, los líderes de su propio pueblo lo odiaban tanto que no podían aceptar lo que estaba diciendo. Así quedaron ciegos a sus enseñanzas, y llegaron a avalar su muerte. Pero lo más curioso es lo siguiente: por la ceguera y por el odio de ellos, y por los actos que de ello resultaron, se cumplió la profecía de la muerte victoriosa de Jesús. Su odio los llevó a cumplir una profecía, la de la muerte en la cruz. Es que Dios ya sabía que iba a ser así en el futuro, por lo tanto concedió la profecía tal como sería la historia. Las profecías son anticipaciones realistas de la historia.

Es muy importante que nosotros estemos del lado correcto de la historia, del lado de aquellos que serán salvos. Y que estén con nosotros muchos sobre los cuales pudimos influir en el camino de la victoria.

 

Martes: El centurión

El episodio de la curación del siervo del centurión es una historia interesante. La humildad de este hombre es un gran ejemplo para todos nosotros. Él envió a algunos de sus siervos a Jesús para pedirle la curación de la parálisis de uno de sus siervos, pero no quería que Jesús viniera a él, se sentía tan indigno del Maestro que no quería que entre en su casa. Quería que Jesús dijese sólo alguna palabra para que el siervo mejore, y creía en la eficacia de esa palabra. Puso como ejemplo que él también tenía autoridad, que tenía subalternos y ellos le obedecían, así como él mismo estaba sujeto a un superior y le obedecía. Jesús se maravilló de tal fe, siendo el centurión un romano, no un hombre de los hijos de Israel. La petición del hombre fue atendida, y aquel mismo momento su siervo fue sanado.

El centurión era una autoridad en nombre del Imperio Romano. Pero era un buen amigo de los judíos, y había hecho muchas cosas para ellos. Él ayudaba a los judíos, por ejemplo, en la construcción de sinagogas y otras cosas. Era un amigo de los judíos, y ellos lo consideraban una buena persona. No hay duda de que era un buen militar, que no abusaba de su autoridad. Su corazón estaba abierto a las enseñanzas de Jesús. Un centurión comandaba entre 80 y 100 legionarios, y su posición era equivalente a capitán del ejército hoy.

Actualmente tenemos autoridades y personas poderosas por el mundo. En parte ya estudiamos eso el domingo. ¿Cómo atraer a estas personas ya que ellas son también hijos e hijas de Dios? Por ejemplo, ¿Cómo atraer a los más poderosos del mundo? Las 11 personas más poderosas del mundo en 2013, según la revista Forbes, fueron: Vladimir Putin, presidente de Rusia, Barack Obama, presidente de los EE.UU. (en 2012 fue el más poderoso); Xi Jimping, secretario general de China; el Papa Francisco, Angela Merkel, canciller de Alemania, Bill Gates, presidente de Microsoft, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (EE.UU.), el rey Abdullah bem Abdul, rey de Arabia Saudita, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, Michael Duke, presidente de Wal -Mart, Dilma Rousseff, presidenta del Brasil. Muchos de ellos tienen poca, o casi ninguna apertura al evangelio, y también tienen poco tiempo para dedicarlo a los asuntos de la salvación, o no están interesados. Pero eso no los coloca en un plano fuera del alcance del mensaje de salvación.

Otra clase, que ya hemos estudiado, son los ricos, que también tienen una gran autoridad. En el mundo, los que tienen más de un billón (mil millones) de dólares son relativamente pocas personas. Pero el poder de su influencia es enorme, y ellos también son seres humanos. “…la riqueza concentrada en manos de las 85 personas más ricas del mundo es igual a los recursos de la mitad más pobre de la población mundial. … Casi la mitad de la riqueza del mundo está en manos de sólo el 1% de la población … En 2013, 210 personas entraron en el “restringido club de los multimillonarios [que superan la fortuna de mil millones de dólares]”, y que está compuesta de 1426 personas, con una fortuna estimada en alrededor de 5400 millones de dólares… 86% de los recursos del planeta están concentrados en sólo el 10% de la población, mientras que la mayoría del 70% más pobre – que son más de 3 billones de adultos – apenas disponen del 3% de los recursos” (http://www.publico.pt/economia/noticia/os-85-mais-ricos-do-mundo-tem-tanto-como-a-metade-mais-pobre-1620364). Estas personas son pocas y tienen poder y gran autoridad, y tienen gran influencia sobre los gobiernos, pero también necesitan ser salvadas. Al menos deberían tener la oportunidad. ¿Cómo hacer esto? ¿Cómo atraer a este tipo de personas? Una vez más, necesitamos del poder del Espíritu Santo, y no la música y costumbres del mundo, para acercarnos a ellos con autoridad divina. Jamás las alcanzaremos si vamos apenas por nuestra propia experiencia, disponiendo de algunos recursos de la iniciativa humana. Necesitamos del poder de lo alto, o nada será hecho.

 

Miércoles: El día del Juicio

El juicio de Jesús fue una sucesión de momentos de testimonio. A los ojos de los seres humanos parecía que Jesús había perdido todo el poder y control sobre la situación. Pero lo que él estaba haciendo era permitir que se produzca lo que estaba profetizado. Incluso ayudó para que la situación desencadene su condenación y muerte, pues fue por eso para lo que vino. Todos allí podrían entonces ver que Jesús era diferente de la gente común. Además, debían saber que en él no había mal alguno, y su comportamiento era el de una persona pura, sin ninguna razón para condenación. Él vino para ser condenado, y para que podamos ser perdonados, por eso tuvo que ser muerto sin motivo alguno. Podemos decir: él administró su condenación y su muerte.

Al ir a la cruz, incluso después de la flagelación, se comportó como se predijo en los libros proféticos. Mantuvo la compostura como Hijo de Dios. Esto demostró para quienes deseasen ver, que él no era una persona que había de morir por alguna falta grave, sino por el contrario, él era noble y digno de ser Dios. Por medio de aquellos actos se convirtió en el Salvador del mundo. Es más, dio testimonio positivo a todas las personas allí presentes. No sabemos quiénes eran, pero después de su muerte, cuando los discípulos y apóstoles comenzaron a predicar, el número de conversos al cristianismo fue un número alto. Y se dice que muchos sacerdotes fueron también se pasaron al lado de Jesús. Su muerte no fue en vano, además, cuando regrese, se probará que esta muerte habrá sido útil para millones de personas.

Comparemos la muerte de Jesús con la de otra persona que fue ejecutada: Saddam Hussein, el dictador iraquí. ¿Cuál es la dignidad de un criminal? ¿Y cuál es la dignidad de una persona justa? Muafak al- Rubaie, testigo de los últimos momentos del ex dictador iraquí, ejecutado el 30 de diciembre de 2006, informó de lo sucedido con este. Este ex asesor de seguridad nacional cree que Saddam Hussein merecía la muerte una y mil veces, pero reconoce que fue valiente en los últimos momentos de su vida. Aquí está la gran diferencia: “él merecía morir”. ¿Y cómo murió? “Tenía un aspecto normal y estaba relajado, no he visto ninguna señal de miedo. Claro que a algunos les gustaría que dijese que se derrumbó o que estaba drogado, pero esta es la verdad histórica”. “¿Era un criminal? Lo era. ¿Un asesino? Cierto. ¿Un carnicero? Cierto. Pero fue fuerte hasta el final (…) No escuché un ápice de arrepentimiento de su parte, no le escuché implorar misericordia a Dios, o pedir perdón”, dice. Presidente de 1979 hasta la invasión estadounidense en 2003, Saddam Husein fue condenado y ejecutado por crímenes contra la humanidad por la muerte de 148 chiitas en Dujail en 1982. Justo antes de morir, Saddam Husein comenzó a recitar la profesión de fe musulmana: “Soy testigo de que no hay más Dios que Alá y que Mahoma…”. No tuvo tiempo de pronunciar las últimas palabras: “… es su profeta” (http://www.elcomercio.com/mundo/testigo-muerte-Bagad-Sadam-Husein-Dictador-ejecutado-ahorcado_0_1055294562.html).

Mientras Saddam murió por haber matado, Jesús murió para salvar vidas, al punto de decir: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Mientras muchos mueren como héroes, Jesús murió como el Rey  del Universo y Salvador de la humanidad. De todos los que fueron ejecutados en este planeta, sólo Jesús fue el único cuya muerte sirvió para salvar. ¿De qué sirvió el valor en el momento de la muerte, si Saddam era un criminal y merecía ser ejecutado? Es mejor ser muerto sin razón, comportándose como un noble hijo de Dios, como lo hizo Jesús.

 

Jueves: La explosión primitiva

La iglesia cristiana, aunque aún no se llamaba así en los primeros tiempos (después que Cristo fue al Cielo), creció extraordinariamente. Millares se convertían por día. El mensaje se extendía por los países, logrando adeptos en todos los lugares. Así como atraía a la gente, también aparecían enemigos y opositores. Ya pronto surgieron persecuciones, que en vez de debilitar el movimiento, esparcía a los cristianos hacia otros lugares, diseminando el evangelio, y aumentando aún más el número de conversos. No había manera de combatir la iglesia fundada por Cristo; en tiempo de paz crecían de una manera, y en tiempo de persecución, de otra. No hubo en el mundo ningún otro emprendimiento que haya crecido tan rápido como el movimiento de Cristo.

¿Cómo explicar este crecimiento? ¿Cómo entender este crecimiento? ¿Por qué no crecemos así hoy? Actualmente se llevan a cabo series de evangelismo y cientos son bautizados, pero unas semanas más tarde la mayoría de estos ya han regresado al mundo. No era así en el cristianismo primitivo. Algo falta en el trabajo de hoy. ¿Y qué dice Ellen G. White al respecto? “Nuestros hermanos en el ministerio están fallando definidamente en hacer su obra según los métodos establecidos por el Señor. Fallan en presentar a cada hombre perfecto en Cristo Jesús. No han obtenido experiencia espiritual mediante la comunión personal con Dios, ni un verdadero conocimiento de lo que constituye el carácter cristiano; por lo tanto muchas personas son bautizadas sin estar en condición de recibir este rito sagrado, porque aún están unidas al yo y al mundo. No han visto a Cristo ni lo han recibido por fe…La llegada de miembros que no han sido renovados en su corazón y reformados en su vida, es una fuente de debilidad para la iglesia. Este hecho se ignora a menudo. Algunos pastores e iglesias están tan deseosos de obtener un aumento del número que no presentan un testimonio fiel contra los hábitos y prácticas no cristianos. A los que aceptan la verdad no se les enseña que no pueden ser mundanos en su conducta mientras son cristianos de nombre, y estar seguros. Hasta aquí han sido súbditos de Satanás. De aquí en adelante han de ser súbditos de Cristo… Por lo tanto, muchos se unen a la iglesia sin llegar a estar previamente unidos con Cristo. En esto triunfa Satanás. Tales conversos son sus agentes más eficaces. Sirven como señuelo para otras almas. Son falsas luces, y tientan a los incautos induciéndolos a la perdición. Es en vano que los hombres traten de hacer la senda del cristiano amplia y agradable para los mundanos. Dios no ha alisado ni ensanchado el camino angosto y escarpado. Si hemos de entrar en la vida, debemos seguir la misma senda que Jesús y sus discípulos recorrieron: la senda de la humildad, de la abnegación y del sacrificio” (El Evangelismo, pgs 234-235, negrita añadida).

Actualmente hay mucha prisa en alcanzar blancos, y poco compromiso en salvar vidas para la eternidad. Conozco una iglesia con más de 130 miembros en su lista, pero los que asisten son poco más de 20. El resto, fruto de un evangelismo apresurado, se fue, no quedó ni uno solo. Tales evangelistas tendrán que rendir cuentas por su afán de llenar buenos informes de bautismo con gente que es luego abandonada junto a las iglesias donde se registran. No fue así al principio. En aquellos tiempos, es verdad, se predicaba y muchos querían ser bautizados, pero esto era entre los judíos que ya estaban familiarizados con las doctrinas, aunque aún no habían aceptado a Cristo.

El crecimiento se lograba por medio del poder del Espíritu Santo. Donde iban los primeros evangelistas o misioneros, iba el Espíritu Santo, el que fue concedido por Jesús. ¿Pero cómo se puede tener el poder del Espíritu Santo cuando hay mucha gente como Acán en la iglesia, mucha cizaña en medio del trigo? Una de las razones por las que dejé de viajar por el Brasil predicando sobre las profecías es que muchas iglesias sólo pagan los viáticos (que es lo único que necesitaba, nada más) después de muchas llamadas telefónicas. Conozco casos de ancianos que no pagan sus cuentas en comercios. Hay ministros que no se pierden el Gran Hermano ni el MMA o el UFC (combates de boxeo). Hay algunos que están tan desconectados que mencionan sus equipos favoritos de fútbol incluso en los sermones, y hacen burla de los aficionados de otros equipos. Hay casos de miembros del evangelismo que el sábado por la mañana asisten a la Escuela Sabática y al Culto, y por la tarde lavan ropa y hacen sus compras en el supermercado. Hay mujeres siliconadas que van a la iglesia para exhibir sus riquezas. Sé de casos de personas que dan pésimo testimonio entre sus vecinos y que, en el momento de invitarlos a la iglesia, tienen el descaro de hacerlo con estos mismos vecinos. El efecto es contrario a lo deseado, ¡pero no se dan cuenta de la incoherencia! Hay miembros y ministros, y no son pocos, cuya puesta de sol el viernes los encuentra en supermercados o centros comerciales. ¡Y el hecho de miembros peleando machete en mano con los hermanos! Y el sábado están allí, alabando a Dios. Y así sucesivamente (dejémoslo allí). Estos son hechos, no suposiciones, es la realidad conocida. ¿Cómo es que Jesús puede otorgar gran poder, mientras que estamos en estas condiciones?

La iglesia primitiva era pura y sus predicadores, humildes; ellos se unieron entre sí después de que Jesús subió al Cielo. Mientras se mantenía pura, crecía en cantidades impresionantes. Desde la entrada de la cizaña, el crecimiento disminuyó. Sabemos que la obra será concluida con gran poder, pero un reavivamiento y una reforma precederán a ese poder. Y ya es evidente que la lección sobre ese tema, que estudiamos en el año 2012, tuvo poco efecto; en muchos lugares, la diferencia entre el antes y el después de esa lección no se percibe. En realidad, el reavivamiento y la reforma, que felizmente ya se inició, aún está en gran escala frente a nosotros. Lamentablemente esto sucederá en la medida que la crisis en la iglesia se intensifique y se separe la cizaña del trigo. Entonces sí, habrá crecimiento, o mejor dicho una explosión final en la predicación del evangelio. Sin embargo, y en cuanto a nosotros, no esperemos ese momento, hagamos nuestra parte ahora mismo y siempre.

 

Resumen y Aplicación – Viernes, día de preparación para el santo sábado:

a) Síntesis de los principales puntos de la lección

  • ¿Cuál es el asunto principal?

Así como los ricos, los famosos y también los poderosos necesitan tener la oportunidad de la salvación. Poderosos son todos aquellos que tienen derecho a tomar decisiones y comandan alguna organización. Son personas que tienen autoridad, lo que les otorga poder. Estas personas son difíciles de ser alcanzadas, pero es necesario tener estrategias para ellas. Son tan seres humanos como aquellos humildes y simples, que son más fáciles de contactar.

  • ¿Cuáles son los tópicos relevantes?

Para alcanzar a los poderosos necesitamos principalmente dos condiciones: (1) tener entendimiento y sabiduría en algún tema que les llame la atención; (2) tener al Espíritu Santo en nuestra vida para también poseer poder.

  • ¿Descubrió Ud. otros puntos a destacar?

b) ¿Qué cosas importante podemos aprender de este estudio?

Los poderosos son difíciles de contactar y de conquistar para Cristo, pero necesitan tener su oportunidad. Muchos de nosotros, escogidos con esa finalidad, necesitamos prepararnos para trabajar con esas personas.

  • ¿Qué aspecto puedo destacar a partir de mi estudio?

c) ¿Qué cuidados debemos tomar a partir de este estudio?

Conocer quiénes pueden tratar de este asunto en la iglesia con los líderes, y realizar planes, con mucha oración, para abordar y trabajar con esta clase de personas.

  • ¿Qué me propongo reforzar, si fuese bueno, o cambiar, si fuese malo, en mi vida?

d) Comentario de Ellen G. White

“El plan de redención debe ser presentado ante todos, encumbrados y humildes, ricos y pobres.” (Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pg 536).

e) Conclusión General

Jesús trató de salvar a todas las personas, sean ricas, sean pobres, sean gente del pueblo o autoridades poderosas. Así debemos proceder.

¿Cuál es el punto más relevante al que llegué con este estudio?

——————————————————————————————–

Vea el comentario (en portugués) clicando aqui.

El comentario en video tiene énfasis evangelizadora.

 

Estudiado y escrito entre el 16 y el 23/01/2014

Revisado el 24/01/2014

Corregido por Jair Bezerra

Traducido por Ronald A. Aguilar / ronald.sap@gmail.com

 

 

Declaración del profesor Sikberto Marks

El Prof. Sikberto Marks se guía por los principios denominacionales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y sus instituciones oficiales, y cree en la conducción por parte de CRISTO como comandante superior de la iglesia y de sus siervos aquí en la Tierra.

Discrepa de todas las publicaciones, por internet o por otros medios, que denigren la imagen de la Iglesia de la Biblia y que en nada contribuyen para que la gente sea estimulada al camino de salvación. El profesor ratifica su fe en la integridad de la Biblia como la Palabra de DIOS y en el Espíritu de Profecía como un conjunto de orientaciones seguras en la comprensión de la voluntad de DIOS presentada por ellas. Y acepta también la superioridad de la Biblia como la verdad de DIOS y como texto que está por encima de todos los demás escritos sobre asuntos religiosos. Entiende que hay siervos sinceros y fieles a DIOS en todas las iglesias, y que en el final de los tiempos se reunirán en un solo pueblo y serán salvos por JESÚS en su segunda venida a este mundo.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *