Lección nº 9 – La Iglesia: ritos y rituales

Print Friendly

Lecciones de la Escuela Sabática Mundial – Estudios del Cuarto Trimestre de 2012

Tema general del trimestre: Creciendo en Cristo

Estudio nº 9 – La Iglesia: ritos y rituales

Semana del 24 de noviembre al 1° de diciembre

Comentario auxiliar elaborado por Sikberto Renaldo Marks, profesor titular de la facultad de Administración de Empresas de la Universidad Regional del Noroeste del Estado de Rio Grande do Sul – UNIJUÍ (Ijuí – RS – Brasil)

Este comentario solamente es un complemento auxiliar al estudio de la lección original.

www.cristovoltara.com.brmarks@unijui.edu.br – Fone/fax: (55) 3332.4868

Ijuí – Rio Grande do Sul – Brasil

 

Versículo de memoria:Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

 

Introducción del sábado de tarde

Esta lección número 9 creo que es una muy buena oportunidad para entender la importancia de nuestros rituales, pues en muchos lugares ellos vienen siendo atacados o considerados de poco valor. Así, fuego extraño es introducido en la iglesia. Cada miembro debe conocerlos y procurar seguirlos con celo y cuidado. Debe ser respetado aquello que está escrito.

Son 3 los rituales en la IASD: el bautismo, el rito de humildad y la santa cena. Fueron instituidos por CRISTO. Tienen objetivos y normas para su práctica. No se puede innovar haciendo cambios no autorizados, a menos que se ejerza creatividad dentro de los límites de las normas instituidas por la iglesia, conforme la Biblia.

Los rituales son momentos muy solemnes. No se los puede vulgarizar como algo común. Se centran en la muerte y en la segunda venida de JESÚS. Debemos entender eso con solemne raciocinio y devoción. “El sacrificio del Salvador por nosotros es maravilloso, casi demasiado maravilloso para que lo comprenda el hombre, y estaba simbolizado en todos los sacrificios del pasado, en todos los servicios del santuario simbólico. Y se demandaba ese sacrificio. Cuando comprendemos que el sufrimiento de Cristo fue necesario a fin de conseguir nuestro bienestar eterno, nuestros corazones son conmovidos y subyugados. El se dio en fianza a sí mismo para realizar nuestra salvación plena en una forma satisfactoria para las demandas de la justicia de Dios, y de acuerdo con la excelsa santidad de su ley” (Mensajes Selectos, v.1, 363)

Vale la invitación para que redoblemos el cuidado con el estudio del tema de esta semana. Es de nuestra responsabilidad, por nuestra vida y por el testimonio ante los otros, que seamos ejemplos vivos y correctos para que eso contribuya con nuestra salvación y la de muchas otras personas. Los rituales ayudan en ese sentido, dependiendo de como los valorizamos y observamos. Por si mismos, ellos no salvan, pero contribuyen para que tengamos el carácter de los salvos.

 

Domingo: El nombre de los ritos sagrados

La lección presenta los sacramentos y las ordenanzas. Los sacramentos son celebraciones de la Iglesia Católica y de la Presbiteriana. Las ordenanzas son celebraciones de protestantes y evangélicos. Sacramento, palabra que comenzó a ser usada ya en el siglo segundo cuando era vinculada a un voto de consagración al Señor, significa juramento o fianza. Entre los cristianos, ordenanza es una palabra más antigua que sacramento y está asociada a fila, orden, ordenación y también palabra de autoridad superior. JESÚS ordenó que ejecutásemos tres rituales, los que son por eso, ordenanzas obligatorias para todo seguidor del Maestro.

La Iglesia Católica tiene siete sacramentos: “1º) El bautismo (es el nacimiento de la gracia), 2º) La confirmación (es el desarrollo de la gracia), 3º) La eucaristía (es el alimento del alma), 4º) La penitencia (es la cura de las flaquezas del alma), 5º) La extremaunción (es el restablecimiento de las fuerzas espirituales), 6º) La orden (genera la autoridad sacerdotal), 7º) El matrimonio (asegura la propagación de los católicos y de sus doctrinas).” Los sacramentos son ordenados para la Eucaristía, como su fin, y para que el fiel reciba la gracia de DIOS. Es la idea de obtención de la gracia haciendo alguna cosa, obras para poder salvarse. Así lo entiende la Iglesia Católica.

Las ordenanzas de la Iglesia Adventista son tres: bautismo, rito de humildad y santa cena. Fueron ordenadas por JESÚS, de acuerdo a Mateo 28:19-20, Juan 13:14 y 1 Corintios 11:23-26. Así cumplimos lo que JESÚS determinó, conforme se encuentra en la Biblia.

Es importante dejar claro que una ordenanza no es en sí, un medio de salvación ni que cumpliendo las ordenanzas se tiene asegurada la salvación. Esas ordenanzas tienen objetivos bien claros, que estudiaremos en las lecciones de los próximos días, y por eso son importantes. La salvación es un acto racional que ocurre entre el pecador y el Salvador.

“Ni siquiera podemos producir nosotros mismos nuestra fe; “es un don de Dios”. La totalidad de nuestra salvación proviene del don de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡Cuánto me alegro! Proviene de una fuente de la que no podemos dudar. El es “el autor”, pero, ¿se detiene allí? “El es el autor y consumador de nuestra fe” (Heb. 12: 2). ¡Gracias a Dios! Nos ayuda a cada paso del camino que tenemos que recorrer, si estamos dispuestos a salvarnos de acuerdo con el plan señalado por Cristo, mediante la obediencia a sus requerimientos. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios”. “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor” (Fil. 2: 12). ¿Qué significa esto? ¿Es una contradicción? Veamos qué dice al final: “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil. 2: 12, 13). ¡Alabado sea Dios! Ahora bien, ¿quién podría desanimarse? ¿Quién podría desmayar? No se nos ha encargado a nosotros, frágiles y débiles mortales que obremos nuestra salvación de acuerdo con nuestros propios planes. Es Cristo quien obra en ustedes. Y éste es el privilegio de cada hijo e hija de Adán. Pero debemos trabajar; no debemos estar ociosos. Hemos sido puestos en este mundo para trabajar. No estamos aquí para cruzarnos de brazos” (Este día con Dios, MM, 72)

 

Lunes: El bautismo

El bautismo instituido por JESÚS, en lugar de la circuncisión, debe ser por inmersión y solo puede ser aplicado a personas que tengan conciencia de lo que están haciendo, de la decisión que están tomando. Es algo muy serio y solemne, que jamás debiera ser banalizado. El bautismo de niños no es una institución divina. Entró en el cristianismo en el año 416, como poseyendo poderes mágicos capaces de lavar los pecados y tornar a los niños agradables a DIOS, garantizándoles la salvación. Bautizar un niño, digamos de pocos días o semanas, o incluso de pocos años, que aún no sea capaz de entender lo que está haciendo, no es más que bautizar un navío o un avión, como se acostumbra hacer. Es apenas una solemnidad sin ningún valor espiritual, y si practicada en nuestra iglesia, aunque debe ser muy raro, se trata de fuego extraño que tendrá consecuencias graves para quien participe en ello.

De nuestro manual sacaremos algunos trechos sobre el bautismo. Partes de ellos no están más siendo seguidas, lo que significa rebeldía de quienes así proceden, lo que también tendrá sus consecuencias. “El bautismo por inmersión simboliza la muerte, la sepultura y la resurrección de CRISTO; expresa abiertamente la fe en su gracia salvadora y la renuncia al pecado y al mundo; y es reconocido como condición de entrada en la comunión de la iglesia.” (Manual de la iglesia, 2000, p. 213)

Sobre el bautismo y el candidato:

ñ  Es un rito de admisión a la Iglesia. El candidato debe ser fielmente instruido. Es el deber de cada pastor instruir a los que acepten los principios de la verdad, para que ingresen a la Iglesia en una sólida base espiritual.

ñ  Debe haber arrepentimiento para ser bautizado. El bautismo representa una solemnísima renuncia al mundo. Quien se bautiza se torna miembro de la familia real, hijo del Padre celestial.

ñ  No se puede confiar meramente en la profesión de fe como tan solo decir “yo creo”, sino que se debe practicar la verdad.

ñ  Dar prueba de haber experimentado el nuevo nacimiento y de estar disfrutando una experiencia espiritual.

ñ  Solo los que están convertidos pueden entrar en esa relación. Únicamente así puede ser preservada la pureza y la posición espiritual de la Iglesia.

ñ  Para que haya el bautismo, debe haber examen público de que el candidato está bien instruido. “El trabajo del pastor no estará completo sin que tenga instruido cabalmente a los candidatos, de modo que conozcan y adopten todas las creencias fundamentales y prácticas de la Iglesia…Nuestras iglesias deben insistir en la aplicación de estas normas como principios orientadores en la aceptación de nuevos miembros. Por medio de su junta, ellas (las Iglesias) también deben insistir en que los candidatos sean instruidos individualmente, y, además, siempre que posible, que sean adoctrinados en una clase bautismal.”

ñ  “La iglesia tiene el derecho de saber lo que se refiere a la fe y a la actitud de cada persona que desea tornarse miembro de la iglesia.” Por lo tanto debe hacerse un examen público (eso en general no se hace más).

El bautismo es una ordenanza de CRISTO. Y, muy tristemente, seguidamente estamos presenciando su vulgarización. ¿Cómo se puede aceptar el procedimiento de un ministro ordenado que precisa quitar, discretamente, los aretes de una candidata para que pueda entrar en el bautisterio? ¿Y el bautismo de personas que no recibieron estudio, sino que apenas escucharon uno o dos sermones? DIOS cobrará esos actos rebeldes de quien los practica. Pero eso no quiere decir que esta no sea la iglesia verdadera, eso solo quiere decir que hay enemigos tan rebeldes cuanto el gran apóstata, actuando como si fuesen ministros de DIOS.

La prueba del discipulado no se aplica tan estrictamente como debiera ser aplicada a los que se presentan para el bautismo. Debe saberse si están simplemente tomando el nombre de adventistas del séptimo día, o si se colocan de parte del Señor, para salir del mundo y separarse de él y no tocar lo inmundo. Antes del bautismo, debe examinarse cabalmente la experiencia de los candidatos. Hágase este examen, no de una manera fría y manteniendo distancias, sino bondadosa y tiernamente, señalando a los nuevos conversos el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Háganse sentir a los candidatos para el bautismo los requerimientos del Evangelio.” (Evangelismo, 229)

            El pastor Tercio Sarli escribió, refiriéndose a un artículo del Pr. A. R. Timm: “El artículo del Prof. Alberto R. Timm, en la edición de junio, titulado “¿Podemos aún ser considerados el Pueblo de la Biblia?”, es de los más importantes artículos publicados en los últimos años. El problema que él realza, que es la superficialidad de la Iglesia  por la preocupación con el número de bautismos, y la consecuente falta de preparación de los candidatos, debe ser considerado seriamente por los administradores y departamentales de la Obra, pues, pensando que están promoviendo más rápidamente el Reino de Dios, en verdad están debilitando la Iglesia y tornándola presa fácil de los movimientos subversivos y de toda especie de herejías. Además de promover la presunción y el orgullo personal. A los administradores, departamentales y pastores de todos los niveles, que aún no leyeron ese artículo, les invocamos para que lo lean, con humildad y responsabilidad. Y asuman su posición con el temor de Dios.” (Revista Adventista en portugués, junio de 2001, 14-16, el artículo puede ser encontrado en: http://www.grandeconflito.com/2009/10/podemos-anda-ser-considerado-o-povo-da-biblia/#more-285)

“Entre las revelaciones que he recibido se destaca con fuerza la de que muchos se apartarán de nosotros, dando oído a espíritus seductores y doctrinas de demonios. El Señor desea que toda alma que pretende creer la verdad tenga un conocimiento inteligente de lo que es esa verdad. Se levantarán falsos profetas y engañarán a muchos. Todo lo que pueda ser sacudido será sacudido. ¿No debe toda persona, pues, llegar a comprender las razones de nuestra fe? En lugar de tener tantos sermones, debe haber un escudriñamiento más profundo de la Palabra de Dios, abriendo las Escrituras, texto por texto, e investigando para encontrar las poderosas evidencias que sostienen las doctrinas fundamentales que nos han guiado hasta donde estamos, sobre la plataforma de la verdad eterna” (Evangelismo, 267)

            Es para meditar. ¡Qué bueno que la salvación es personal, cuán grande es la sabiduría de DIOS!

 

Martes: La ordenanza de la humildad

Para ser ciudadanos del Reino de DIOS, para que seamos capaces de amar y ser amados, para que seamos superiores, grandes y útiles, precisamos ser humildes. La humildad es la verdadera grandeza, una grandeza que es capaz de ser útil a los otros, aquella que, por su actuación, promueve la vida, la paz y el crecimiento en los otros.

Ser un dominador es muy fácil. ¿Qué se necesita? Tener poder para subyugar a los otros. Para eso no se precisa ser muy capaz, basta tener la fuerza, por ejemplo, estar armado o tener a su disposición un grupo de bandidos dispuestos a golpear a los otros. O como es usual, tener un ejército a su disposición. También puede tener poder por disposición legal que le da el derecho de mandar, y a los otros el deber de obedecer. No es así que funciona el Reino de DIOS. Ni las personas que se identifican con tal tipo de poder, el de la dominación, están aptas a pertenecer a ese reino. Si no mudan, nunca serán ciudadanas del Reino del Amor.

La grandeza según el amor viene de la capacidad de servir. Por ejemplo, DIOS es el mayor, al fin y al cabo, él es capaz de servir con perfección a todo el Universo. Y todo funciona perfectamente. Él, que es DIOS, es humilde y manso, pues su carácter es para amar a sus criaturas. Así se explica el porqué, en el Cielo, el mayor es el que más sirve.

Continuemos con nuestra comparación. ¿Qué se necesita para ser capaz de servir? No se necesita del poder de alguna arma ni de bandidos o algo parecido. No se necesita de ejército. Lo que se necesita es tener mucha inteligencia y capacidad para realmente servir. Por ejemplo, si es Ud. pintor de edificios, en esa actividad es capaz de servir a otros pintores porque conoce el oficio. Pero no seria apto a servir (ayudar) a un pintor de carros, porque es diferente. ¿Y seria capaz de ayudar a un médico? ¿O a un administrador? ¿O a una profesora? ¿O a un piloto de avión? Solo es capaz de servir a otro pintor. Sin embargo, para mandar en ellos es muy fácil, basta tener algún tipo de poder, y hará que todos ellos y otros profesionales más le obedezcan. ¡Y pobre de aquel que no colabora!

¿Vio la diferencia entre servir y dominar? El que sirve, en primer lugar tiene que ser humilde, sino tendrá el deseo de dominar. Después, tiene que ser capaz. Y cuanto más capaz, servirá mucho mejor. DIOS tiene todas las capacidades, evidentemente Él es el más humilde de todos, solo Él consigue servir a todos. Luego, servir es algo infinitamente superior, solo que en esta Tierra, quien sirve es visto como algo inferior, y quien manda y domina, ese sí es exaltado.

Como en nuestro planeta lo que las personas realmente quieren es dominar, JESÚS nos dejó una ordenanza. Fue dada para que cultivemos la humildad y para que sepamos cuán importante es para la ciudadanía celestial, y también para la buena convivencia entre nosotros. Es el rito de humildad o lavamiento de los pies. Esa ordenanza precisa ser seguida como un contrapeso al orden natural del pecado, que lleva a querer ser más que los otros, aprovecharse de los otros, dominar sobre los otros subyugándolos. Si deseamos ser ciudadanos del Cielo, debemos buscar cotidianamente mediante una vida práctica, servir y no ser servidos. Así como fue JESÚS. Para mantenernos atentos a la necesidad de ser humildes, debemos practicar el rito del lavamiento de los pies.

Este ritual es considerado, incluso en nuestros días, como un acto un tanto repulsivo. ¡Lavar los pies de otro! Son sucios, hay que agacharse, sin banqueta para sentar, después hay que secar bien, se puede contaminar las manos, etc. ¿A alguien le gusta lavar los pies de otro? Exactamente ese acto no deseado por nadie, es muy apropiado para que cultivemos la humildad. Y aunque nos lavemos recíprocamente los pies, el caso de JESÚS fue mucho peor, pues tuvo que lavar los pies de todos y nadie se dispuso a siquiera lavarle los pies, solo aquella pecadora que lo hizo con perfume, y que los secó con sus propios cabellos.

El objetivo de lavar los pies de otros es vital para nosotros: cultivar por su intermedio la virtud de la humildad, para que comprendamos la importancia de servir y la inutilidad de querer ser servido, en el Reino de DIOS.

 

Miércoles: La cena del señor

El rito de humildad nos dice que solo los humildes vencerán, que solo ellos estarán aptos para ser ciudadanos del reino en que el Rey es humilde y el cual venció el mal por medio de la demostración de humildad. La santa cena nos recuerda que nuestra salvación depende de la muerte de JESÚS en la cruz, y que Él quiere salvarnos y realizar una cena celebrando nuestra entrada al Cielo. El lavamiento de los pies fue una nueva institución de CRISTO, pero la santa cena substituyó la celebración de la pascua de los judíos. Así como ellos recordaban que fueron libertados de la esclavitud egipcia, y esperaban la venida del Cordero de DIOS que moriría por ellos, la santa cena fue instituida, desde la noche anterior a la muerte de CRISTO, para recordarnos que Él ya murió por nosotros, resucitó victorioso, nos libró de la esclavitud del pecado y que ahora solo falta que regrese para buscar a aquellos que creyeron en Él. Mientras JESÚS no vuelve, tenemos la esperanza del cumplimiento de esa promesa.

“Nuestro Señor dice: Bajo la convicción del pecado, recordad que yo morí por vosotros. Cuando seáis oprimidos, perseguidos y afligidos por mi causa y la del Evangelio, recordad mi amor, el cual fue tan grande que di mi vida por vosotros. Cuando vuestros deberes parezcan austeros y severos, y vuestras cargas demasiado pesadas, recordad que por vuestra causa soporté la cruz, menospreciando la vergüenza. Cuando vuestro corazón se atemoriza ante la penosa prueba, recordad que vuestro Redentor vive para interceder por vosotros.

“El rito de la comunión señala la segunda venida de Cristo. Estaba destinado a mantener esta esperanza viva en la mente de los discípulos. En cualquier oportunidad en que se reuniesen para conmemorar su muerte, relataban cómo él “tomando el vaso, y hechas gracias, les dio, diciendo: Bebed de él todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Y os digo, que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid hasta aquel día, cuando lo tengo de beber nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” Mat. 26: 27-29. En su tribulación, hallaban consuelo en la esperanza del regreso de su Señor. Les era indeciblemente precioso el pensamiento: “Todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga” 1Cor. 11:26.” (El Deseado de todas las Naciones, 659)

 

Jueves: Esperando la segunda venida

Vamos a recorrer un poco a la imaginación. Pensemos en un ejército que enfrentó un enemigo astuto y poderoso, que amenazaba dominar a la nación y tornar a sus ciudadanos en esclavos. Los valerosos soldados con sus comandantes tuvieron que movilizarse para defender la nación. Fueran a pelear y la guerra fue difícil. Muchos perdieron la vida de ambos lados. Entretanto, el ejército de la nación amenazada fue vencedor. Ahora vuelve de la pelea y entra triunfante en la capital de la nación, marchando con sus armas y siendo honrado por la victoria alcanzada.

Esa marcha de triunfo, en el caso de la guerra espiritual, es la segunda venida de JESÚS. La gran batalla del gran conflicto ya fue vencida en la cruz. Desde entonces hay esperanza para el mundo. Son hechos los preparativos para el desfile de la victoria, que es el impresionante viaje de los salvos, con el Salvador y todos sus ángeles, por el espacio sideral, a la vista de todos los demás seres creados del Universo. Serán siete días de desfile hasta la sede del rey del Universo, para la entrada triunfal de los que vencieron en JESÚS. Allá habrá una solemnidad que jamás fue vista desde que hay creación. Ya la segunda venida también será un evento jamás visto. La conmemoración de la victoria será inédita en toda la historia de la creación. No podemos ni siquiera imaginar lo que será aquella mesa y los alimentos sobre ella. Mucho menos la calidad del puro jugo de uva a nuestra disposición. Quien fue capaz de transformar agua en puro jugo de uva, será capaz de proveer lo mismo con la máxima calidad en esa ocasión.

La cruz y la victoria sobre ella solo hacen sentido con la segunda venida y el gran rescate de los que se colocaron al lado de JESÚS. Sin ese evento la cruz habría sido inútil. La gran conmemoración es el objetivo de la cruz. Si JESÚS cumplió la parte sufridora, no dejará de cumplir la parte sumamente placentera. Quien se va a la guerra lo hace para vencer, y venciendo, tiene derecho a la victoria y no dejará de apreciarla. En todo es así. Cuando construimos nuestra casa, especialmente la primera, una vez llegado el día de entrar en ella, el placer es enorme. Cuando nos graduamos en una larga carrera de estudios, es placentero recibir el diploma. Jamás se vio un ejército victorioso que no conmemorase la victoria. Y JESÚS, cuya victoria es la más significativa de todas, no dejará de cumplir su promesa de volver y rescatarnos. Es la única parte buena de todo ese tremendo conflicto. ¿Será que solo esa parte quedaría eternamente sin realizarse?

 

Aplicación del estudio Viernes, día de preparación para el santo sábado.

Resumiendo: el bautismo es un acto consciente de una persona que, con conocimiento por medio de estudios e instrucciones, consigue establecer la diferencia entre el Reino de DIOS y el Imperio de Lucifer. Por voluntad propia, ella siente el deseo de obtener la ciudadanía celestial. Entonces, declara esa voluntad por medio del bautismo, teniendo consciencia de que ese rito representa morir para el mundo y resucitar con CRISTO para, en futura transformación, vivir eternamente. Ella sabe que a partir de aquél día optó por una otra vida, una vida de santificación y sus resultados. Es un nuevo ser.

El lavamiento de pies es un acto de humildad que nos recuerda que los ciudadanos celestiales, comenzando por su rey, son personas humildes. Ellos se desligaron de todas aquellas nociones y principios presentes en los atractivos de adornos y medios de llamar la atención para sí y del deseo de dominar sobre los otros para vivir un nuevo estilo de vida, despojado de aquello que solo sirve de ornamento artificial e inútil para la belleza del carácter y de la salud natural.

La santa cena es el acto culminante de las ordenanzas. Por ese rito, con tristeza, nos acordamos de la muerte de JESÚS por causa de nuestros pecados, pero también de su promesa de que vendrá otra vez para una cena en ambiente inimaginable. Estaremos allá siendo servidos por nuestro Salvador. “Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles” (Lucas 12:37).

¿Cuándo podremos participar de esa cena? ¡Pronto, muy pronto!

 

 

 

Vea el comentario (en portugués) clicando aquí.

El comentario en video tiene énfasis evangelizadora.

Tal vez tenga que apretar la tecla control, más un clique sobre el link.

 

escrito entre  el 17 y el 23/10/2012

revisado el  26/10/2012

traducido por Mario Dávila

 

 

 

Declaración del profesor Sikberto R. Marks

O Prof. Sikberto Renaldo Marks se guía por los principios denominacionales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y sus instituciones oficiales, cree en la conducción de CRISTO como comandante supremo de la iglesia y de Sus siervos aquí en la Tierra. Disiente de todas las publicaciones, por internet o por otros medios, que denigren la imagen de la iglesia de la Biblia y en nada contribuyen para que aquellas personas que por ventura las leen, sean estimuladas al camino de salvación. El profesor ratifica su fe en la integridad de la Biblia como la Palabra de DIOS, y en el Espíritu de Profecía como un conjunto de orientaciones seguras para la comprensión de la voluntad de Dios presentada por ellas. Y también acepta la superioridad de la Biblia como la verdad de DIOS y texto superior a todos los demás escritos sobre asuntos religiosos. Entiende que hay siervos de DIOS sinceros y fieles en todas las iglesias, que al final de los tiempos se reunirán en un solo pueblo y serán salvos por JESÚS en Su segunda venida a este mundo.

 

3 comments for “Lección nº 9 – La Iglesia: ritos y rituales

  1. novembro 25, 2012 at 11:20 am

    Profesor Sikberto Renaldo Marks, para mi es una alegria dirigirme a usted y agradecerle por lo comentarios que realiza de las lecciones de escuela sabática. por fin encuentro alguien que hace un comentario de EESS sin cubrir las irregularidades que existen dentro de nuestra iglesia. Es muy triste para mi ver como nuestra iglesia dia a dia va alejandose mas de la verdadera iglesia. Sus comentarios han servido de mucho para mi crecimiento espiritual y como usted dice en el comentario del día lunes gracias a Dios la salvación es individual!!!!! eso me alienta mas, puedo compartir con mi clase aunque para muchos es mejor acomodarse a los nuevos miembros que desconocen el significado de iglesia verdadera y los líderes de iglesia prefieren negociar los principios que NO SON NEGOCIABLES BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA,El discurso de algunos líderes de iglesia es: HAY QUE MANTENER A LOS MIEMBROS NO IMPORTA,COMO PERO HAY QUE HACERLO.Sus comentarios me hacen sentir que realmente tengo la esperanza de algún día ver el rostro de nuestro Señor Jesús.

    • Sikberto
      novembro 25, 2012 at 4:38 pm

      A IASD é a igreja verdadeira de CRISTO, por isso ela é fortemente combatida. Por enquanto é mais combatida de dentro, por pessoas de suas próprias fileiras, que de fora. Muitos fazem isto do mesmo modo como satanás fez, dar a entender que deseja melhorar o desempenho da nossa igreja. Na verdade o que precisamos é do poder do ESPÍRITO SANTO, não de métodos compiados do mundo. Como seguidores da Bíblia temos que buscar diferenciação em relação ao mundo, não copiar dele.

  2. Espeanza Sanabria
    novembro 29, 2012 at 6:38 am

    Esta es mi pagina favorita. No la cambio x nada. Tiene todo bien detallado con comentarios, contextos y puntos muy importantes. Gracias porque la salvacion en Cristo es el hilo que une todas las doctrinas con un fin y ese fin es Jesus.

Add Comment Register



Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *